• Regístrate y participa. ¡Solo tardas dos minutos!

Respuesta sexual femenina

Neo

Administrador
Registrado
5/6/14
Mensajes
37.563
País
España
Género
Masculino
una_mujer_desnuda.jpg



senos1.jpg


RESPUESTA SEXUAL FEMENINA


Quizás uno de los secretos mejor guardados y poco entendidos de la respuesta sexual femenina, son los cambios genitales que ocurren durante la excitación sexual, específicamente en la vagina.
Aunque usted no lo crea.... al igual que el pene se alarga y se ensancha para poder "realizar" la penetración.... la vagina también se alarga y se ensancha para poder "permitir" esa penetración. Además, ocurren muchos otros cambios que facilitan el coito, los cuales se analizan más adelante.El hombre no sabe que la vagina está lista para la penetración, simplemente porque es una estructura interna que sufre unos cambios "que no se ven", en cambio "él si ve y siente" el pene en erección.
Por otra parte, la mujer no puede ver sus cambios internos y porque "no los siente" o "no los puede definir" y, por eso ninguno de los miembros de la pareja sabe cuándo la vagina está físicamente preparada para el coito.


LA VAGINA


Esta es la única estructura de los genitales femeninos que juega un doble papel: "reproducción y sexualidad". Primero, porque es el sitio donde ocurre el contacto inicial con los espermatozoides, y segundo, porque es donde ocurre la penetración del pene y el disfrute de la relación sexual.
La vagina es un conducto rodeada por músculos y tapizada por una mucosa llena de pliegues. La mucosa esta siempre lubricada y tiene la particularidad de que, durante la excitación sexual, ocurre la salida de un líquido más abundante produciendo una humedad que se "cuela" por las paredes vaginales.


Estas forman pequeñas gotas aisladas, que varían según el nivel de excitación, y que fluyen en sucesión y que acaban por humedecer toda la superficie interna de la vagina. Este proceso es llamado "trasudación" y ocurre como resultado del aumento de la concentración sanguínea que se producen allí.
Esto permite un sexo más placentero; sin embargo, la mujer "que no está excitada", para el momento del acto sexual, o aquella con "disminución de la libido", tiene lo que se conoce en el argot popular como "vagina seca", que se puede solucionar con el uso de lubricantes.


Cuando esa penetracion es dolorosa e imposible de soportar, es lo que se conoce con el nombre ciéntifico de "vaginismo". Eso ocurre por la dificultad para conseguir una penetración normal, por la contracción involuntaria de los músculos del tercio inferior de la vagina.


Masturbación


Todos los hombres y la mayoría de las mujeres tocan el pene y "saben cómo es...." pero muy pocas mujeres se tocan por dentro y "no saben cómo es".
Los hombres que introducen los dedos en la vagina, se sienten perdidos porque están a ciegas, sobretodo si el vello pubiano es abundante.... no pueden ver.... sólo sentir y.... no saben qué sentir.... aparte de "placer".
Separa los labios menores e introduce tus dedos en la vagina y luego que los saques deja que tu pareja también lo haga..... díganme, ¿qué sienten?.... están perdidos ¿no?.... vamos a conocerla!!!!


¿CÓMO ES LA VAGINA?


Es cierto, la vagina es una cavidad.... pero "virtual"; esto es que, virtualmente es capaz de ensancharse durante la estimulación sexual o durante un control ginecológico. Esta es una de las razones por las cuales a la mujer no le gusta ir al ginecólogo: le introducen un instrumento frío y grande.... en una vagina no preparada para ello.
La vagina es una especie de "gruta estrecha" y toda su superficie está llena de pliegues, sobre todo en la cara anterior como lo pueden apreciar en el vídeo, donde al introducir el espéculo se consigue una vagina donde la "cara anterior" está apoyada sobre la "cara posterior", que se separa durante la introducción del espéculo y vuelve a colapsarse al retirarlo.
En general, la vagina siempre está húmeda, aun en ausencia de excitación sexual, y la consistencia se parece a los "labios de la boca". Introduzcan los dedos profundamente y sentirán que todavía sigue estrecha y, al final, tiene una estructura de consistencia similar a "la nariz", que es el "cuello del útero".
Esta es una estructura redondeada que tiene un pequeño orificio en el centro, que a veces no es fácil de tocar. Por ella baja la regla y suben los espermatozoides. La entrada está protegida por los labios mayores que actúan como guardianes que impiden la entrada.... lo que hace difícil la introducción. Ahora saquen los dedos pero.... no se emocionen.... que todavía tenemos mucho que aprender!!!!


¿POR QUÉ LA VAGINA TIENE PLIEGUES?


Extienda su brazo y observe el "codo" en un espejo.... ¿ve como está lleno de pliegues?.... es así porque se puede estirar y permitir la "flexión del brazo".
Si se introduce los dedos y toca la vagina podrán notar esos pliegues.... deje que su pareja también lo haga para que entienda lo que le pasa a la vagina.
Tenga relaciones, si no tienes pareja "mastúrbate".... atrévete....!!!! y cuando esté bien excitada o después del orgasmo toque.... ó toquen de nuevo la vagina.... notarán que los pliegues casi desaparecieron, eso pasó porque la "vagina se estiró".
Sólo quedan algunos pliegues, sobre todo en la cara anterior, que son los que estimulan al glande del pene en el "punto G".


¿DÓNDE ESTÁ EL PUNTO G?


La existencia de este punto ha estado teñida por la polémica, con grupos que niegan su existencia y otros que la han demostrado con biopsias de la zona que revelan un tejido similar al de la próstata masculina y lo han denominado erróneamente... "próstata femenina".
Si quieres sentir el "punto G", lo más fácil es que te acuestes en la cama con algunas almohadas bajo la pelvis, de tal manera que la entrada de la vagina quede elevada. Luego te introduces los dedos en la vagina o deja.... que tu pareja lo haga.
Busca una zona más rugosa ubicada en la cara anterior, sin presionar fuerte ni constantemente, sino más bien suave y moviendo el dedo de derecha a izquierda y hacia atrás o en círculos; o sea, pasando por la localización anatómica del "punto G", sin apretar ni concentrarse en él directamente vas a sentir un placer increible.
Recuerden que no todas las mujeres lo tienen y, aún teniéndolo, la mayoría de las mujeres no lo logran precisar. Esto no debe crear ningún tipo de angustia porque... el no tenerlo no te hace "ni más.... ni menos" sexual.


¿QUÉ PASA CUANDO ESTÁS BIEN EXCITADA?


Introduce los dedos profundamente en la vagina y permite que tu pareja también lo haga... podrán sentir como si estuvieran entrando a una "gruta" a través de un "estrecho pasadizo". A mitad de camino la "gruta se ensancha" y sienten como si "cayeran en un abismo".
Eso es fácil de percibir por el hombre, ya que si introduce los dedos en la vagina y con la punta del mismo y siguiendo la cara posterior de la vagina.... pudiera sentir el "abismo". Para la mujer, esto es muy difícil de sentir eso.... así que deje que él se lo cuente!!!
La vagina, en su parte profunda, puede llegar a medir más de 5 a 7 cm, imagínense qué cambio tan grande ocurrió en comparación a cuando no estabas excitada, tenía un ancho de 2 a 4 cm.... es increíble.... "casi duplico su tamaño".




¿POR QUÉ ES ESTRECHA EN LA PARTE MÁS EXTERNA DE LA VAGINA?


Durante la fase de excitación y a medida que se acerca a la fase de meseta (poco antes del orgasmo), la parte externa de la vagina se congestiona de sangre, se pone estrecha y comprime el pene dando una sensación, que algunos hombres definen, como si la vagina quisiera "succionar el pene".
Esta congestión y estrechamiento de la parte externa de la vagina forma lo que se llama la "plataforma orgásmica".
Este es el sitio donde ocurren las contracciones musculares que la mujer durante el orgasmo, como se verá en la próxima lámina.
Atrévete a "masturbarte".... o que él lo haga.... y permita que su pareja introduzca el dedo índice en la vagina. Podrás sentir cómo la vagina se estrecha a medida que aumenta su tensión preorgásmica.
Pero su pareja sólo podrá percibir este cambio si está pendiente de los cambios vaginales y no de sus propias sensaciones sexuales.


¿CÓMO OCURRE EL ORGASMO?


El orgasmo femenino se caracteriza por contracciones "simultáneas" y "rítmicas" del útero, de la "plataforma orgásmica" y del "esfínter anal". Las primeras contracciones son intensas y muy seguidas, con intervalos de 0,8 segundos.
A medida que progresa el orgasmo, las contracciones disminuyen en intensidad y duración y los lapsos son menos regulares. Un orgasmo moderado puede tener entre 3 a 5 contracciones, mientras que uno intenso puede tener de 10 a 15.
Si todavía durante el orgasmo tiene el dedo de su pareja introducido en la vagina, ella podrá sentir cómo los músculos que lo rodean, en la parte externa de la vagina, se contraen en forma "rítmica" apretando su dedo, y con una frecuencia que varía con el grado de excitación sexual de ella.


A menudo, las mujeres describen las sensaciones iníciales de un orgasmo como un trance momentáneo, al que sigue rápidamente una sensación sumamente placentera, que suele comenzar en el clítoris y que se extiende rápidamente por la pelvis.
Momentáneamente, durante esta fase, puede ocurrir una distensión involuntaria de la apertura externa de la uretra, que en algunas mujeres emiten o rocían un poco de fluido durante el orgasmo. A esto a menudo se lo llama "eyaculación femenina.
En cuanto a las sensaciones físicas en los genitales, se definen con los términos de "ardientes", "electrizantes" o "cosquilleantes", sensaciones que, por lo general, se difunden por todo el cuerpo. Por último, la mayoría de las mujeres experimentan contracciones musculares en la vagina o en la parte interior de la pelvis, que se define con el término de una "vibración pélvica".
Mientras más fuerte es el orgasmo más se ve involucrado el cuerpo de la mujer en la liberación de tensiones funcionales y mentales. El clítoris permanece retraído y no es visible porque está oculto debajo del capuchón.
Hay contracciones involuntarias de la zona perineal, el recto y la parte baja del abdomen, así como también puede ocurrir enrojecimiento, hinchazón y expansión del tórax. La mujer suele alcanzar el orgasmo más fácilmente por estimulación del clítoris, y solo unas cuantas (30%) tienen un orgasmo con la penetración y la mujer puede tener varios orgasmos, uno después del otro llamada "multiorgásmica".


CONSIDERACIONES FINALES


La satisfacción y el orgasmo de una mujer no están relacionados con el tamaño o forma del pene porque la sensibilidad de la mujer está en el clítoris y el tercio externo de la vagina, de allí la expresión de que no importa lo largo.... sino lo tieso.... y lo travieso.
Lo más increíble es que, para la mayoría de las mujeres, el tamaño del pene no es tan importante. Es difícil hacerle entender a un hombre, que las mujeres no se fijan en el tamaño o aspecto de los genitales.
La mayoría de ellas aprecian más la "calidad que la cantidad" y más bien.... quién está detrás del pene que.... "su tamaño en sí". Valoran mucho más las diferentes maneras de acercarse, ser acariciadas, atendidas, amadas y tener el placer sexual que da la sensación de "sentirse penetrada" por el hombre que le gusta o la ama.


¿Importa el tamaño?


Por otro lado, las mujeres prefieren un "pene pequeño" (14-16 cm), porque uno grande (< 17 cm), puede causar si no está excitada, que una mujer experimente incomodidad al practicar coito vaginal.
La parte final de la vagina se ensancha mucho como para sentir el roce del pene, pero cuando un pene grande choca contra el cuello del útero... la mujer puede tener una sensación desagradable, a veces dolorosa, durante esa penetración profunda.
También disfrutan más del "coito anal " porque pueden preferir uno pequeño, que no les genere molestia por la distensión que genera un pene grande. La incomodidad física a veces, pesa más... que el placer emocional.


FASE DE DESEO


Esta fase consiste en las ganas que se sienten de iniciar una actividad genital, es una especie de apetito o interés sexual. Para las mujeres hacer el amor es entregarse totalmente a una persona que amamos y con quien queremos compartir nuestra vida. El hombre piensa que la entrega sexual de una mujer es dar la "prueba de amor".
El deseo tiene que ver con lo físico, ya que en ese momento se activa una parte del cerebro que libera hormonas y neurotransmisores responsables de la respuesta sexual, que son similares para ambos sexos. El que haya un buen nivel de deseo, no significa que la pareja quiera hacer el amor en cualquier momento y en cualquier lugar, porque los niveles de deseo sexual de él pueden diferir de los deseos de ella.


Si una persona se siente muy cansada, probablemente su apetito sexual se vea disminuido. También en el deseo interviene lo psicológico, puesto que los valores, creencias, temores e ideas sobre la sexualidad, van a determinar que la persona sienta ese interés o apetito
La sexualidad de la mujer es muy diferente a la de hombre, mucho de esto debido a factores culturales, pero también existen una serie de eventos en la vida de la mujer, que influyen en su sexualidad.
Antes de que el individuo pueda ejecutar cualquiera de estas conductas, el cuerpo tiene que sufrir una serie de procesos de adaptación, que preparan al individuo para realizar el coito y que no sólo se limitan a las áreas genitales.
La actividad sexual es una función más del organismo y, al igual que la función gástrica, respiratoria, circulatoria, entre otras, sufre modificaciones durante el curso de la vida. En este aspecto, el coito es similar a otras funciones corporales como la de dormir, comer o evacuar. Es casi imposible que se produzca el coito, cuando los miembros de la pareja no se hallan sexualmente excitados, cuando el pene esté flácido o la vagina está seca y no se ha dilatado.


La forma más indicada de favorecer la excitación de la mujer es brindándole los estímulos que a ella le resulten más efectivos y gratificantes. Para hacer el amor, lo fundamental es una buena comunicación, con lo que se eliminan los temores, las ansiedades y se da rienda suelta al gozo y al placer.


Se debe buscar el ambiente más adecuado posible, eviten estar en lugares donde puedan ser vistos por otras personas, busquen un lugar donde ambos se sientan cómodos. Para lograr los mejores resultados es necesario que la mujer se comunique con su pareja, de tal forma que pueda orientar la estimulación hacia las zonas de su cuerpo que mayor placer le dan.
El tiempo es un factor fundamental, hacer el amor no puede ser una carrera con el simple objetivo de hacerlo. Debe ser un momento de intimidad y tranquilidad para la pareja, donde exista un ambiente adecuado para la comunicación, las caricias y las fantasías.
Los fantasías sexuales que provocan la fase de deseo es infinita, desde la más leve insinuación por la palabra en vivo, como por otros medios telefónico, radiado, televisivo, pasando por la más delicada mirada o gesto. Esto incluye un tocamiento o roce por equivocación, hasta escenas muy especificas preparadas con anticipación son factores importantes para iniciar la fase de deseo.
También se puede agregar algún tipo de juguete sexual, que se venden en tiendas especializadas y son objetos que sirven para aumentar el placer del sexo en pareja o para auto complacerse. En este caso se le indican a la pareja o la persona que parte del cuerpo debe besar o acariciar con un consolador o un vibrador o unas bolas chinas.
Los vibradores son una versión moderna del consolador, que le proporciona una increíble estimulación al clítoris, la vulva o al ano. Por supuesto, que todo aquello que vaya a ser introducido en un orificio del cuerpo, vagina, ano, boca debe tratarse con sumo cuidado.


FASE DE EXCITACIÓN


Esta fase es la consecuencia de la estimulación sexual que puede ser física, psicológica o una combinación de ambas. Las respuestas sexuales, se asemejan a otros procesos fisiológicos, en la medida que se pueden desencadenar lo harán no sólo mediante contacto físico directo, sino a través del olfato, la vista, el pensamiento o las emociones.
Mientras que la erección del pene es la evidente manifestación de la excitación sexual masculina, en la mujer se observan varios cambios que muchas veces no son tan obvios para él.
Una relación sexual para ser placentera debe durar en promedio entre 7 y 13 minutos. Después de 30 se considera algo excesivo y hay que quitarle a la gente el estrés y la presión de supuestos tiempos récords que se debe alcanzar para ser un buen amante.
Por ejemplo;
Un acto sexual de 1 a 2 minutos es considerado “demasiado corto”.
Uno de 3 a 7 minutos es adecuado.
Aquel que se prolongue ente 7 y 13 minutos “es deseable”.
Uno de 15 a 30 minutos es considerado “demasiado largo”.
En estos lapsos no se incluye las preliminares como: besos, caricias, masajes sexuales, etc. sino que contempla única y exclusivamente el tiempo de penetración vaginal hasta el orgasmo.
La primera señal de excitación sexual en la mujer es la aparición de una lubricación vaginal que se inicia de 10 a 30 segundos después del principio de la estimulación sexual.
La humedad se cuela por las paredes vaginales y se forman pequeñas gotas aisladas, que fluyen en sucesión y que acaban por humedecer toda la superficie interna de la vagina. Este proceso es llamado "trasudación" y ocurre como resultado del aumento de la concentración sanguínea que se producen en la vagina.
La lubricación facilita la penetración del pene y la suavidad del movimiento de empuje, impide que la mujer sienta incomodidad o molestias durante el coito. Una vagina que no está lubricada lo suficiente, resultara en una penetración dolorosa, bloqueando la obtención el placer y, por consiguiente, evitando que la mujer llegue al orgasmo. Por eso es muy importante que previo a la penetración, durante la fase de excitación, la mujer reciba el suficiente estimulo erótico para poder lubricar la vagina y lograr que esta se expanda y crezca para recibir el pene.
El clítoris es muy complejo y especializado, tiene un sólo propósito... "darle placer sexual a la mujer". Es el único órgano exclusivamente sexual porque el pene también sirve para orinar y la vagina para el nacimiento del bebe. El clítoris es el mapa del tesoro para el hombre y es... "puro sexo".
La palabra clítoris viene del griego “clítoris”, que significa "montaña pequeña", también se dice que el clítoris se conoce con el término "llavecilla", pero, como en todas las llaves, no se puede usar si no se saben las palabras mágicas... y estas son: excitación, excitación y excitación... y ni se te ocurra tocarlo si tu pareja no está bien excitada... porque se va a molestar.
El clítoris crece, aunque la tumefacción puede no ser observada a simple vista, y continúa aumentando durante todas las fases del ciclo sexual. La estimulación directa del clítoris produce un crecimiento más rápido y pronunciado, que la estimulación indirecta mediante fantasías, manipulación de las mamas, etc.
La creencia de que el clítoris responde al estímulo de la misma manera que lo hace el pene es controversial, porque aunque el clítoris es el foco principal de la respuesta sexual femenina, la reacción del clítoris es más lenta y de ningún modo comparable a la velocidad de erección del pene.


Una vez que se observa la tumescencia del "glande del clítoris", ésta persiste todo lo largo de las fases de la respuesta sexual, siempre y cuando persista la estimulación. Por otro lado, la elongación del "cuerpo del clítoris", se observa solamente cuando exista manipulación de la zona del monte de Venus. La zona de las "raíces del clítoris" aparentemente no tiene ningún tipo de respuesta.
En la figura anexa se muestran las diversas partes del clítoris: el "glande" mide de 4 a 5 mm, pero varía de 1 - 1,5 cm durante la relación sexual. El "cuerpo" mide de 4 a 5 cm y las "raices" se dividen en dos y el tamaño es de 6 a 7 cm.
En la mayoría de las ilustraciones la vagina aparece como una cavidad abierta; sin embargo, en condiciones normales siempre está "colapsada", porque la pared anterior está en contacto con la pared posterior.
Por eso se dice que la vagina es una "cavidad virtual", esto es, que es capaz de convertirse en una cavidad cuando se introduce algo como un pene o algún juguete sexual en su interior y durante el nacimiento de un bebe.
Cuando la mujer se excita sexualmente, la vagina se estira y se alarga para adaptarse al tamaño del pene y evitar que los movimientos de empuje sean dolorosos. El alargamiento vaginal es de tal magnitud que aumenta un 25% más, en relación con las dimensiones que tenía antes de la estimulación.
Los labios mayores, están formados por dos estructuras salientes alargadas que se extienden a ambos lados de la vulva, desde el monte de Venus, rodean luego la terminación inferior de la vagina y se fusionan entre sí. Los labios menores, se encuentran por dentro de los labios mayores, se extienden desde el capuchón del clítoris, formando un prepucio, y se extienden hasta rodear el orificio de la uretra, la vagina y terminar en la llamada horquilla perineal, a pocos centímetros del ano.
El incremento del flujo de sangre hacia los tejidos, provoca un aumento en el tamaño de los labios mayores (externos) y de los labios menores (internos), que puede llegar al doble o triple de su tamaño original. Por otro lado, la vulva adquiere un color púrpura intenso, conforme continúa la excitación y los labios se separan. Este cambio, asociado a la lubricación y dilatación vaginal, son los que favorecen la penetración y que el acto sexual no sea desagradable.


EXCITACIÓN


Mamas. A medida que la tensión sexual aumenta, los pezones se tornan rígidos y se distienden en forma considerable, con una longitud de 0,5-1,0 cm y una base de 0,25-0,5 cm. Esto ocurre como consecuencia de las contracciones de pequeñas fibras musculares. La sangre venosa es atrapada en las glándulas mamarias, lo que ocasiona un aumento de tamaño, de aproximadamente un 25%, al final de esta fase y las venas de las mamas se vuelven visibles, formando el llamado "árbol vascular".
Piel. Existe una característica femenina de fase de excitación y del principio de la fase de meseta, donde se produce un cambio cutáneo, que provoca la aparición de manchas rojizas semejantes a las del sarampión, que son llamadas "rubor sexual". Este rubor es producto de las alteraciones en el ritmo del flujo sanguíneo, justo por debajo de la superficie de la piel. Estos cambios suele comenzar debajo del esternón en la zona superior del abdomen al final de la fase de excitación y principios de la meseta. Se ven entre el 50% a 70% de las mujeres y, aproximadamente, en el 25% de los hombres. Pueden aparecer en otras zonas del cuerpo como el cuello, las nalgas, la espalda, los brazos, las piernas y el rostro.
Miotonía. Es la tensión de los músculos voluntarios y algunas veces de los involuntarios, que comienza y aumenta durante esta fase y durante la fase de meseta, lo que proporciona una clara evidencia de que la respuesta sexual de la mujer no está limitada a la región pélvica. A medida que la tensión crece, sus movimientos se vuelven más inquietos, potentes y rápidos. Durante esta fase y las subsiguientes, aumenta la tensión voluntaria de los músculos de las nalgas y del ano.


FASE DE MESETA


En esta fase se produce un aumento de la tensión sexual por encima del nivel basal o línea de arranque y se mantienen e intensifican los niveles de excitación, que en principio preparan el terreno para el orgasmo. Aquí la respiración se entrecorta, las pulsaciones son muy altas y todos los efectos de la excitación aumentan.
La duración de esta fase varía mucho de un individuo a otro. Para los hombres que tienen dificultad en controlar su eyaculación, esta fase es extraordinariamente breva y es lo que se llama "eyaculación precoz".
En el caso de algunas mujeres, una fase de meseta suele ser breve y puede preceder a un orgasmo de gran intensidad. En cambio, en otros individuos, una fase de meseta larga y pausada produce una exaltación erótica e íntima, que constituye de por sí, un final satisfactorio, tanto para el hombre común para la mujer
.
Al final de la fase de meseta, unas glándulas que se encuentran en la vulva, llamadas glándulas de Bartholino producen una secreción escasa. Estas glándulas no son las responsables de la lubricación vaginal, sólo ayudan en la lubricación de la vulva, si la fase de meseta es prolongada.
Al final de esta fase y poco antes del orgasmo, el clítoris muestra una respuesta singular al estímulo sexual, que es similar en todas las mujeres: el clitoris se retrae de su posición colgante y se esconde dentro de su capuchón.
La retracción del clítoris es tan pronunciada, que reduce su longitud en un 50%. Ese "retiro" hacia el hueso púbico lo protege del contacto directo que, usualmente, es desagradable, sobre todo con la estimulación como los dedos o algún juguete sexual.
La retracción del clítoris durante esta fase puede ser reversible, sobre todo si existe una disminución del estímulo sexual, en este caso el clítoris regresa a su posición normal. Esta reacción se puede mantener durante las fases prolongadas de estimulación en meseta, donde la reacción estímulo-retracción favorece los intentos de obtener una buena respuesta sexual y llegar al orgasmo.
La vagina se llena con sangre venosa en una forma intensa y el músculo pubocoxigeo, también llamado el "músculo del amor", se contrae cuando se aproxima el orgasmo. Esta congestión de los labios menores y del tercio externo de la vagina, recibe el nombre de "plataforma orgásmica" y es lo que provoca la "compresión" del pene.
Una de las razones por las que el largo del pene no es un factor importante en la estimulación femenina, se debe a que la plataforma orgásmica "atenaza el pene" al llegar a la fase final de la meseta, y las sensaciones sexuales ocurren en el tercio externo y no en el fondo de la vagina.
Por el contrario, el golpe de un pene largo sobre el fondo de la vagina, puede ocasionar una sensación dolorosa que no es placentera, sobre todo, si la mujer no está bien excitada. Esto es lo que se conoze con el termino de "dispareunia".


Los cambios en los labios mayores y los labios menores, que ocurren en la fase de excitación, se intensifican. La coloración de los labios menores en las primerizas progresa de un color rosa cenizo al rosa brillante y, finalmente, a una tonalidad escarlata.
Los labios menores de las multíparas, pueden adquirir inclusive un color vino tinto oscuro. La intensidad del cambio de color, en ambas circunstancias, está directamente relacionada con el grado de excitación sexual y son más evidentes en las personas de piel blanca.
Durante la fase de meseta, los dos tercios internos de la vagina se expanden, al tiempo que el útero se eleva al máximo, lo que ocasiona un aumento de tamaño de la cúpula vaginal, en el marco de un proceso que se conoce como efecto en "tienda de campaña".
Meseto y orgasmo
Mamas. Durante esta fase, el agrandamiento de las mamas es muy apreciable, con un promedio del 20% al 25% del tamaño mamario inicial. La areola, que es el área pigmentada alrededor de los pezones, comienza a hincharse y se expanden al máximo y los pezones se ponen rectos. La erección inicial del pezón queda bastante disimulada, en las mujeres que están embarazadas. En el caso de las mujeres que están en período de lactancia, el aumento es menor o no ocurre, en razón del mayor desarrollo del drenaje venoso.
Piel. Al final de la fase de excitación o bien al principio de la meseta, se produce el llamado "rubor sexual". Este suele comenzar debajo del esternón, en la zona superior del abdomen. Estas pueden aparecer en otras zonas del cuerpo como el cuello, las nalgas, la espalda, los brazos, las piernas y el rostro. Los músculos del cuello se ponen rígidos y sobresalen, especialmente, con la proximidad del orgasmo.
Hiperventilación. Esta se desarrolla ampliamente en la fase de meseta y se prolonga a todo lo largo de la fase de orgasmo y termina rápidamente en la etapa fase de resolución. El aumento de la frecuencia respiratoria, en la forma de una respiración entrecortada, es notoria desde el principio de esta fase. La rata de respiración de más de 40 por minuto, ha sido señalada en la fase tardía del orgasmo.
Miotonía
Miotonía. Los musculos del cuello se ponen rígidos y sobresalen, especialmente con la próximidad del orgasmo. La espalda se arquea y los músculos de los muslos se ponen muy tensos. En la misma fase se observan contracciones espásticas de los músculos de las manos y de los pies, que adquieren la "forma de garra". También y con frecuencia reacciona con gestos, fosas nasales dilatadas y tensión notoria en las comisuras labiales.
Taquicardia. La frecuencia cardíaca significativamente durante la fase tardía de meseta y durante orgasmo. Esta frecuencia oscila alrededor de 110 a 180 latidos por minuto y esta frecuencia es mayor en la mujer que en el hombre.
Presión arterial. La tensión arterial se eleva levemente y los músculos voluntarios presentarán ciclos de relajación y tensión. Esta presión elevada también ocurre en la etapa tardía de la meseta y durante el orgasmo.
Recto. La contracción voluntaria del esfínter rectal externo conjuntamente con el de la musculatura del glúteo, se pueden emplear durante las fases de excitación y meseta. Algunas mujeres utilizan la técnica de estimulación del esfínter rectal con el fin aumentar la tensión.


FASE DE ORGASMO


Esta es la más corta de todas las fases del ciclo de la respuesta sexual y es difícil saber los límites de un orgasmo, porque tan sólo dura unos segundos. Sin embargo, la respuesta deja un amplio margen de 5 a 50 segundos, dependiendo de la intensidad de la respuesta sexual.
En esta fase la intensidad, duración y el placer global, puede variar de un coito a otro, de una pareja a otra, y de un momento de vida a otro. Lo nuevo, lo diferente, la frecuencia, el estado emocional, el grado de excitación, la ansiedad, la culpa, la ira o la depresión y tantos otros factores, juegan un papel importante en la consecución del orgasmo.
El orgasmo masculino es único, mientras que la mujer tiene la capacidad de múltiples y variadas respuestas orgásmicas, que van a depender de las características personales.


El orgasmo femenino se caracteriza por contracciones simultáneas y rítmicas del útero, de la "plataforma orgásmica" y del esfínter anal. Las sensaciones de orgasmo son iguales a las contracciones iníciales del trabajo de parto, que comienzan en el fondo del útero y van descendiendo hasta llegar al cuello uterino.
Las primeras contracciones son intensas y muy seguidas, con intervalos de 0,8 segundos. A medida que progresa el orgasmo, las contracciones disminuyen en intensidad y duración y los lapsos son menos regulares. A menudo, las mujeres describen las sensaciones iníciales de un orgasmo como un trance momentáneo, al que sigue rápidamente una sensación sumamente placentera, que suele comenzar en el clítoris y que se extiende rápidamente por la pelvis.
En cuanto a las sensaciones físicas en los genitales, se definen con los términos de "ardiente, electrizante o cosquilleante", sensaciones que, por lo general, se difunden por todo el cuerpo. Por último, la mayoría de las mujeres experimentan contracciones musculares en la vagina o en la parte interior de la pelvis, que se define con el término de una "vibración pélvica".


Mientras más fuerte es el orgasmo, más se ve involucrado el cuerpo de la mujer en la liberación de tensiones funcionales y mentales. Hay contracciones involuntarias de la zona perineal, el recto y la parte baja del abdomen, así como también puede ocurrir enrojecimiento, hinchazón y expansión del tórax.
El clítoris permanece retraído y no es visible porque está oculto debajo del capuchón. La mujer suele alcanzar el orgasmo más fácilmente por estimulación del clítoris, y solo unas cuantas (30%) tienen un orgasmo con la penetración del pene u otro juguete sexual. La mujer puede tener varios orgasmos, uno después del otro, por lo que se le llama "multiorgásmica".


Meseta y orgasmo
Mamas. No existen cambios significativos en la respuesta a las mamas. La erección del pezón, el entumecimiento de la areola y las venas de las mamas, que se vuelven visibles formando el "árbol vascular", tienen cambios similares a los de la meseta y el orgasmo.
Piel. El "rubor sexual" alcanza su máxima intensidad y puede cubrir un mayor porcentaje del cuerpo. Los músculos a través del cuerpo pueden contraerse durante el orgasmo, no solo los del área pélvica. La intensidad del enrojecimiento sexual y las reacciones musculares, son paralelas a la intensidad del orgasmo y la mujer pierde el control voluntario de los músculos. Ella no está consciente de sus movimientos físicos que, en ocasiones, son tan violentos que provocan dolor y fatiga al día siguiente.
Recto. Durante la eyaculación el esfínter se contrae en forma involuntaria. Las contracciones del esfínter rectal ocurren en forma paralela a la del orgasmo, con un intervalo de 0,8 segundos. Estas contracciones usualmente ocurren entre 2 y 4 veces.
Uretra. Se ha observado en la uretra una ocasional distensión involuntaria del meato, que no tiene un patrón de regularidad como los tiene el orgasmo y el recto. Estas contracciones involuntarias desaparecen antes las contracciones del orgasmo.
Miotonía.Durante la fase de meseto y orgasmo ocurren movimientos musculares "voluntarios". Pero cuandose acerca a la fase de orgasmo, ocurre en movimientos "involuntarios", en varios de los músculos como el recto anterior, el esternocleidomastoideo y la musculatura facial.
Hiperventilación. La frecuencia respiratoria puede llegar hasta 40 respiraciones por minuto y generalmente acompañan a la experiencia orgásmica.
Taquicardia. La frecuencia cardíaca aumenta significativamente durante la fase tardía de meseta y en el orgasmo. Esta frecuencia oscila alrededor de 110 a 180 latidos por minuto y esta frecuencia es mayor que la mujer que en el hombre.
Presión arterial. En relación con los signos vitales la presión arterial continúa ascendiendo y puede alcanzar cifras tan altas como 200/120 mm de Hg, aunque esta elevación es menor que la observada en el hombre. En general la presión sistólica alcanza los 30-80 latidos por minuto y la presión diastólica de 20-40 milímetros de mercurio.
Hiperventilación. La frecuencia respiratoria puede llegar hasta 40 respiraciones por minuto y generalmente acompañan a la experiencia orgásmica.
Taquicardia. La frecuencia cardíaca aumenta significativamente durante la fase tardía de meseta y en el orgasmo. Esta frecuencia oscila alrededor de 110 a 180 latidos por minuto y esta frecuencia es mayor que la mujer que en el hombre.
Presión arterial. En relación con los signos vitales la presión arterial continúa ascendiendo y puede alcanzar cifras tan altas como 200/120 mm de Hg, aunque esta elevación es menor que la observada en el hombre. En general la presión sistólica alcanza los 30-80 latidos por minuto y la presión diastólica de 20-40 milímetros de mercurio.


EYACULACIÓN FEMENINA


Se refiere a la expulsión de una cantidad variable de líquido a través de la uretra o de la vagina durante el orgasmo. Esta pequeña porción generalmente que no se aprecia en la eyaculación femenina, porque es blanca y cremosa como la eyaculación masculina y ambos hombres y mujeres eyaculan el líquido o fluido prostático, pero la cantidad de flujo seminal es mucho mayor en un orgasmo masculino.
Las glándulas responsables de la eyaculación femenina fueron originalmente descritas en 1672 por Regnier de Graaf (1641-1693), sin embargo, se las conoce con el nombre de glándulas de Skene, por la descripción que hizo Alexander Sken, en 1880.




Al igual que la próstata, estas glándulas liberan secreciones que se vacían en la uretra a través de unos orificios pequeños. Estas glándulas son las encargadas de crear el líquido que expulsan las mujeres en el orgasmo y se encuentran en la vagina en el llamado punto G, pero… ¿realmente sabes dónde se encuentra ese punto?.
El líquido expulsado puede manifestarse en diversas formas:
Por emisión de un líquido claro o lechoso que surge de la vagina, químicamente similar al de la eyaculación masculina, pero que no contiene esperma y es generado por las glándulas parauretrales o de Skene.
Otra forma puede ser la emisión de orina, debido a debilidad del músculo pélvico o a la incontinencia urinaria por estrés.
También puede presentarse una mezcla de estos dos líquidos.
A veces no se expulsa ningún líquido.


FASE DE RESOLUCIÓN


Para un número importante de mujeres experimentar ese breve instante de un acto sexual es una meta casi inalcanzable y la media para conseguirlo es de unos 20 minutos.
En esta fase se invierten las alteraciones anatómicas y fisiológicas que ocurrieron durante las fases anteriores. En las mujeres, las contracciones musculares del orgasmo extraen la sangre de la vagina, lo que provoca la desaparición de la "plataforma orgásmica"


El útero retorna a su posición de reposo, desaparece la coloración de los labios y, tanto la vagina como el clítoris, reducen su tamaño y vuelven a su posición habitual.
Durante la fase resolutiva, la estimulación del clítoris, los pezones o la vagina puede resultar desagradable. Si la excitación ha sido intensa, pero no ha habido orgasmo, el retorno a la normalidad hace que la fase de resolución sea más lenta.
Si bien algunos cambios ocurren rápidamente, como la desaparición de la "plataforma orgásmica" en la mujer y de la erección en el hombre, puede haber una persistente sensación de presión o dolor en la pelvis, a causa de la vasoconstricción no aliviada por el orgasmo. Esto puede crear una sensación de malestar, sobre todo si la fase de meseta fue prolongada.
El dolor testicular, conocido con el nombre de "blue balls" o "cojoneras" en los hombres, y la congestión pélvica en las mujeres, conocido con el nombre de "cangrejera", se puede aliviar con el orgasmo u orgasmos, que ocurren durante el sueño o por medio de la masturbación. Aunque las emisiones nocturnas en los varones son muy conocidas, también las hembras pueden tener orgasmos durante el sueño.


OTROS CAMBIOS


Vagina. El efecto de cúpula de los dos tercios internos de la vagina, se pierde lenta e irregularmente a medida que regresa a su estado habitual y pierde su ubicación habitual y de 10 a 12 cm, que tiene en la etapa del orgasmo, y se reduce a 8 a 9 cm en la etapa de resolución. El conducto vaginal adquiere de nuevo su superficie arrugada y el tejido pierde su tonalidad oscura, que regresa a su coloración habitual entre 10 y 15 minutos para que se complete.


Útero. El útero que se había elevado, regresa con rapidez a su posición de reposo, aunque permanece algo aumentado durante 10 minutos, en las mujeres primerizas, y por 20 minutos en las multíparas. Si no ocurre el orgasmo, el aumento del tamaño uterino puede persistir hasta por 1 hora.
Labios mayores y menores. Los labios mayores regresan a su tamaño normal y a su posición en la línea media cubriendo en forma parcial la entrada de la vagina. En las mujeres donde ha habido un cambio pronunciado de color, los labios menores adquieren el color rosa claro del estado previo a la excitación en menos de 2 minutos, a menudo en 10 a 15 segundos.
Mamas. Con el advenimiento de la etapa resolutiva aparece una rápida disminución del entumecimiento de la areola y los pezones parecieran que adquirieran una rápida erección. Esta reacción ha sido catalogada como "falsa erección" que simplemente es un producto de la reducción del entumecimiento de la areola.
Perspiración. Puede ocurrir una perspiración intensa sobre todo el cuerpo, pero en especial sobre la frente, el labio superior y las axilas. Estas reacciones no están condicionadas a la actividad física de las primeras cuatro fases y es proporcional a la intensidad del orgasmo.
Uretra. Algunas mujeres tenido una sensación urgente de orinar después del acto sexual. En aquellos casos donde existe un aumento de la frecuencia y del tiempo que dure la relación, por ejm. en una luna de miel prolongada, ocurre la llamada "cistitis de luna de miel".


FASE DE SATISFACCIÓN


Esta fase sexual, está ligada a la intimidad, es la máxima expresión afectiva, mayor comunicación emocional y un encuentro entre lo físico y lo espiritual. Cada miembro suele estar muy satisfecho de su relación, porque esta le permitió disfrutar de muchas ventajas a nivel personal:
Pudo expresar su sexualidad.
Pudo tener a alguien con quien poder hablar de todo.
Tuvo la sensación de sentirse querido y de querer a alguien.
En relación al orgasmo es importante saber la intensidad con que se realizó, para saber cuál es el grado de satisfacción. Por ejemplo una mujer multiorgasmica va a tener una respuesta mucho más intensa que la que tendría si en la relación no hubiera tenido un orgasmo. Esto puede ser muy común, porque la sangre atrapada en los órganos pélvicos pueden dar lugar la sensación de pesadez y malestar pélvico.
Son varias las características que diferencian una buena relación de una mala relación.


Dependencia. Esto se traduce en una aceptación de la dependencia mutua y un deseo de que la relación dure mucho tiempo. Normalmente, tienen un vínculo fuerte, esto quiere decir que ambos confían en sus respectivas parejas y están seguros de que les van a ofrecer apoyo, cuando lo necesiten.
Autoestima. Tiene que haber una alta autoestima porque deben sentirse atractivos, valorados y queridos por su pareja. En relación a esto, se comunican constantemente los sentimientos positivos, bien sea mediante palabras, regalos o contactos físicos y deben tener un buen concepto de su compañero.
Comunicación. Debe haber una buena comunicación y este estilo, se basa principalmente en la sinceridad y el respeto mutuo. Además, las parejas felices tienden a entenderse, esto quiere decir que tienen más capacidad para comprender el punto de vista de su pareja. También se dan cuenta con rapidez de si están siendo entendidos o no por su pareja, es decir, captan enseguida cuando el otro no le ha comprendido bien.
Satisfacción. Cada miembro suele estar muy satisfecho de su relación, porque esta le permite disfrutar de muchas ventajas a nivel personal: puede expresar su sexualidad, tener a alguien con quien poder hablar de todo, sentirse querido y querer a alguien, tener a alguien con quien poder realizar cualquier actividad y poder sentirse seguro, valioso y reforzado.
El concepto de satisfacción sexual cuenta con múltiples significados, por ejemplo: "el cumplimiento de un deseo erótico, la manifestación final de la pasión, aplacar un sentimiento, sentirse complacido y amado", etc. La percepción subjetiva de este concepto es muy importante porque la actividad sexo-genital, a la que refiere la mayoría de las definiciones, no sería la única forma de lograr la satisfacción.
Vías de acceso. No es conveniente establecer una sola vía de acceso a la satisfacción; por ejemplo, el orgasmo, porque estaremos creando posibilidades de hacer una rutina de las relaciones sexuales y un fracaso casi seguro con el tiempo. Es mejor dejar que nuestro cuerpo tenga la palabra y nos guíe al respecto en cada ocasión.




Respuesta. Deben más flexibles para que intercambian sus roles, posiciones o tipo de relación en función de los distintos momentos y necesidades de cada uno. Es la situación la que ayuda a determinar la respuesta más adecuada, haber tenido a alguien con quien pudo realizar cualquier actividad en diversas posiciones, como el Kamasutra, que contiene un total de 64 artes. ademas de la felacion, el cunnilingus y el sesenta y nueve (69).
Felicidad y bienestar. El ser humano busca la felicidad y el bienestar, y en este sentido, múltiples estudios han concluido que unas relaciones sexuales satisfactorias producen los siguientes beneficios:
Expresar al otro los sentimientos de forma directa y clara, tanto los positivos (alegría, cariño, amor, etc.), como los negativos (ira, enfado, miedo, etc.)
La relación sexual adecuada, que actúa sobre el sistema nervioso y el metabolismo del ser humano.
Favorece un estado de equilibrio y de bienestar físico y psicológico.
Previenen la aparición del estrés y de los trastornos psicosomáticos (fobias, ansiedad, alergias, alteraciones digestivas, etc.).
Protegen contra enfermedades como el infarto de miocardio y la hipertensión.
Producen un efecto de rejuvenecimiento.
Evidentemente, consolidan la relación de pareja.


LA MUJER PUEDE LOGRAR MÚLTIPLES ORGASMOS?


La sensación subjetiva del orgasmo masculino está centrado en el epididimo, las vesículas y domingo y Downing de una y otra vez seminales, la próstata y el pene. La sensación subjetiva del orgasmo femenino está centrada en la vulva, los labios menores, los labios mayores, el clítoris, la vagina y el útero.
El orgasmo es el deseo más profundo que mujeres y hombres buscan desde que se transforman en seres sexualmente activos. Sin embargo, decenas de impedimentos psíquicos pueden trabar ese camino al placer.
A pesar de que la naturaleza ha dotado a las mujeres una capacidad especial para el sexo, muchas mujeres sanas y normales no han experimentando nunca un orgasmo y un número aún mayor tampoco alcanza el clímax durante la coito. La mujer es más romántica, necesita más del juego amoroso previo y difícilmente llegará a tener orgasmos, y mucho menos múltiples orgasmos, sin este juego previo.




La cifra de mujeres con orgasmo ha aumentado sensiblemente, porque la masturbación durante la adolescencia ha sido más aceptada y ha permitido a las mujeres conocer un orgasmo mucho antes que sus abuelas.
El orgasmo es la más corta de todas las fases del ciclo de la respuesta sexual y es difícil saber los límites de un orgasmo, porque tan sólo dura unos segundos. Sin embargo, la respuesta deja un amplio margen de 5 a 50 segundos, dependiendo de la intensidad de la respuesta sexual.
Para un número importante de mujeres experimentar ese breve instante de un acto sexual es una meta casi inalcanzable y la media para conseguirlo es de unos 20 minutos, Estas cifras son aproximadamente las siguientes:
Un 20 a 30% de las mujeres experimentan el orgasmo con la penetración y se sorprenderían si supieran que lo obtienen, porque lo obtienen cuando el pene roza la entrada de la vagina y golpetea con el hueso púbico.
Otro 25 a 35% de mujeres alcanza el orgasmo con la penetración, pero con estímulos clitorídeos simultáneos.
Otro 25 a 35% sólo tienen orgasmo, tocándose y acariciándose ellas solas, ya sea delante del compañero, o a solas.
O sea que la mayoría de las mujeres requieren la estimulación directa del clítoris para lograr el orgasmo. Además, puede sorprender que dentro de la vagina las dos terceras partes carecen de terminaciones nerviosas; por tanto, todos los orgasmos, directa o indirectamente, tienen la intervención del clítoris.
A diferencia de la mayoría de los hombres, la mujer no necesita del orgasmo para tener una satisfacción sexual. Muchas de ellas presentan una respuesta sexual en forma de meseta alargada, en la que nunca llega al orgasmo y, al final, experimenta una sensación de bienestar, semejante a la que se observa tras la respuesta orgásmica.
La encuesta, publicada en "Journal of Sexual Medicine" (Revista de Medicina Sexual) mostró los siguientes resultados en cuanto al acto sexual:
"adecuado" duraba de 3 a 7 minutos.
"deseable" de 7 a 13 minutos.
"demasiado corto" de 1 a 2 minutos.
"demasiado largo" de 10 a 30 minutos.
Muchos hombres y mujeres parecen creer en la fantasía de que hay penes enormes, las erecciones son duras como una roca, los múltiples orgasmos, los orgasmos simultáneos y al acto sexual que dura toda la noche, pero estos son hechos muy lejanos a la realidad.


CICLO DE RESPUESTA SEXUAL MASCULINA


El ciclo de respuesta sexual masculino suele ser más corto que el de la mujer, aumentando de esta manera el placer, pero con mucha insatisfacción para la mujer se suele quedar "varada" porque el hombre "acaba" más rápidamente.
En estudios de laboratorio en los que se les ha pedido a los hombres y mujeres que se auto-estimulen hasta lograr el orgasmo, se ha observado que los varones tardan una media de 3 minutos en conseguir el orgasmo, mientras que este tiempo para la mujer es de 7 minutos.


Fase de excitación. Esta fase es "rápida". En general, el hombre es sexualmente más mecánico. Suele tener una erección rápida, luego de lo cual quiere penetrar.
Fase de meseta. Esta fase es "corta". Su único objetivo es lograr el orgasmo. Por supuesto que como humanos que somos existen muchas variaciones individuales. El acto sexual se convierte para algunos hombres en un examen con tres materias que debe pasar:
Primera materia: debe ocurrir la erección
Segunda materia: la erección debe ser adecuada durante todo el acto sexual.
Examen final: debe ocurrir el orgasmo.
Fase de orgasmo. Esta fase es "única". Las contracciones rítmicas iníciales ocurren, al igual que en la mujer, con un intervalo medio de 0,8 segundos y el semen comienza a expulsarse dependiendo del estímulo. En general el tiempo total varía de 3 a 12 segundos.


Fase de resolución. Esta fase es "corta". El orgasmo masculino va inevitablemente seguido de una fase de resolución con un "período refractario", que puede durar de varios minutos a varias horas o incluso días, donde es imposible iniciar un nuevo ciclo de respuesta sexual.


ORGASMO VAGINAL Y CLITÓRICO


Quizás resulte increíble que la sexualidad femenina siga siendo un misterio, porque no existen reglas para hacer que las mujeres disfruten el sexo. Cada mujer tiene que tomarse la tarea de descubrir su propio placer sexual y debe tener la mente abierta, para que su pareja le ayude a llegar al orgasmo.
El clítoris sigue siendo ese sitio misterioso de siempre y muchas mujeres no saben cómo definir el orgasmo. Aunque muchas lo sienten, y lo disfrutan, pero no saben cómo definirlo. Muchas mujeres aseguran que el verdadero orgasmo es solamente el que se consigue estimulando el clítoris; sin embargo, también es posible a través del contacto del pene o de un juguete sexual.
Debido a que la vivencia del placer sexual resulta, además de fisiológica, subjetiva; durante siglos ha sido motivo de gran discusión, saber si la mujer presenta uno o dos tipos de orgasmo. Es lógico pensar que existen factores culturales que van a tener un peso importante en su experimentación para así saber las diferencias entre ambos.




HISTORIA


En la tradición de la época victoriana se hizo creer que el orgasmo era algo pecaminoso para las mujeres y era definido por un escritor como una "enfermedad sexualmente debilitante". En este contexto apareció la obra de Sigmund Freud, quien afirmó que existían dos clases de orgasmo femenino: el orgasmo clitórico y el orgasmo vaginal.
Esta afirmación, no tendría problemas si no hubiera sido porque Freud consideraba al orgasmo clitórico como un signo de "inmadurez psicológica", mientras que los orgasmos vaginales eran los verdaderamente sanos y maduros. A partir de esta teoría, se creó una importante controversia, sobre la naturaleza e implicaciones del orgasmo clitórico, en virtud de la cual numerosas mujeres fueron señaladas como "neuróticas".
Por otro parte, las investigaciones más recientes de William Masters y Virginia Johnson, en 1966, insistieron es afirmar que el clítoris es el órgano sensible, no la vagina. Estos dos últimos, con base a miles de observaciones y mediaciones directas de la masturbación, aseguraron que no existe más que el orgasmo clítorico y que es indistinguible que otras sensaciones que la mujer puede sentir en su región genital durante el orgasmo.
 

Mari

Usuario
Registrado
7/1/15
Mensajes
143
Edad
40
Género
Femenino
Hola tengo problemas cuando llevo tiempo sin hacer relaciones sexuales, por varios motivos o no tenemos tiempo, o sicologicamente no me encuentro bien y me va a da ansiedad. Mi pareja es mujer y intento darle a ella primero el orgarmo antes que me me esxite yo ovme de un ataque, ya me intento controlar mas los orgarmos. El problema es que la fustracion. Lo he hablaro mucho, pero aun no se como quitarme las ansiedades cuando intento hacerlo con ella.
 

Runa

Usuario veterano
Registrado
31/12/14
Mensajes
1.501
Género
Femenino
Ánimo
variable
Hola, Mari, no me queda claro lo que pasa... Por qué retardas tus orgasmos? siendo dos mujeres no encuentro razones de peso para retardar y tampoco me parece recomendable reprimirse...
Y esa ansiedad a qué crees que se debe?
Me faltan datos o no he entendido bien...
Un abrazo, tengo la sensación de que estás un poco mejor :)
 

Mari

Usuario
Registrado
7/1/15
Mensajes
143
Edad
40
Género
Femenino
Hola runa gracias si ya me encuentro mejor. Intentare explicarme mejor, yo soy una persona multiorganica y cuando acava me dava ansiedades para que pudiese acavar ella, pues ahora intento no tener ningun orgarsmo asta que acave ella, y me cuesta mucho ademas ya tener relacione con ella cada vez tenemos menos tiempo antes viviamos juntas, desde que se cayo en un abujero y se rompio los ligamentos vive en casa de su madre y solo nos vemos por las tarde para sacar a nustra perra. Que vive conmigo la perra. Por eso tengo muchid tengo tanta ansiedades, y con el sexo me cuesta quitarme las ansiedades y ella ya esta un poco cansada de lo mismo, y yo me siento que no me entiende.
 

Runa

Usuario veterano
Registrado
31/12/14
Mensajes
1.501
Género
Femenino
Ánimo
variable
Me va fatal este post. No me responde bien el móvil.
Entonces tienes inseguridades con que ella esté satisfecha en las relaciones sexuales? si es esto,ella qué te dice?
Y qué ventaja tiene que tú retardes tus orgasmos? Yo entiendo que en cualquier relación sexual sana el placer del otro retroalimenta, es decir que supone un placer añadido para el otr@. Disculpa si pregunto tanto, no hace falta que respondas si te intimida alguna pregunta. Que no quiero malentender tu problema y decirte algo desacertado.
Si quieres te puedo seguir respondiendo en otro post que abras o por privado ( como prefieras), porque este me da problemas y se me aturulla el móvil :)
 

Runa

Usuario veterano
Registrado
31/12/14
Mensajes
1.501
Género
Femenino
Ánimo
variable
o la raíz de tus ansiedades vienen por el cambio en la convivencia y se acentúan en las relaciones... (?)
Me alegra saber que estás mejor :)
 

Fénix 75

Usuario
Registrado
4/6/15
Mensajes
130
País
Entre notas musicales
Género
Femenino
Ánimo
Preocupada
Medicación?

No se con certeza si mis a veces demasiado prolongados periodos de deseo sexual se deba a la medicación que me tengo que tomar. Como estoy sin pareja pues no se. La cosa se hace aún mas misteriosa aún.

O será parte de un trauma psicológico de una dos violaciones.... una de una pareja que tuve hace años. La otra por parte de mi ex-esposo que incluyó golpes ... Mejor dicho todo tipo de maltrato pues no solo es el daño al cuerpo... es a la parte psicológica y emocional.

Sin terapia psicológica, es más complicado descubrir las raíces de todo esto. Estos malos tratos de mi ex-esposo me diagnosticaron estrés post -traumático. Que yo siento que ya lo estoy superando por diversas cosas.

No sé. Yo antes era muy activa sexualmente y lo disfrutaba mucho. Pero ahora sinceramente es complejo.

He tratado de ayudarme con juguetillos pero logro orgasmos muy cortos. Ya nada es como antes. Y eso de hecho me aburre tanto que ya ni ganas de masturbarme me dan. Para sentir eso tan aburrido o ni llegar a un orgasmo... Mejor no hago nada. Y eso me tiene muy frustrada.

Y no puedo tratar este tema con mi psiquiatra. Y no hay manera de tener ya terapia psicológica.

Entonces, medicación? Trauma? ummm tengo serias dudas. Y no se si las pueda responder. O si volveré algún día a sentir ese placer que sentía antes.

:(

Bien... Al menos me pude desahogar puesto que no he podido hablar de esto.
 

Angelcaido

Superusuario
Registrado
25/4/18
Mensajes
6.263
País
Valencia
Género
Femenino
Ánimo
Ni se definirlo
Eso es lo que nos hace falta a la mayoría, hechar un buen polvo todos los días seguro estaríamos más alegres
 
Arriba