No basta con sobrevivir

Whoareyou

Expulsado
Registrado
8/11/15
Mensajes
1.098
Género
Masculino
Ánimo
Plof
"No me extraña que estés solo, sin trabajo, sin familia y cubierto de mierda". Así se despidió la misma persona que, un par de días antes, me estaba declarando su amor. Afiló tanto como pudo su cuchillo para intentar sajar lo máximo posible mi ánimo. ¡Qué lástima! Unas horas antes tal vez lo habría conseguido, pero después de dedicarse a marearme con sus cambios de opinión -sin explicación-, no iba a sorprenderme un último acto de mezquindad.

La verdad es que, desde su caos descontrolado, histriónico, confuso y siempre insatisfecho no tenía la menor posibilidad de acertar donde me duele de veras. Me limité a desearle suerte y puse espacio, fresco y liberador espacio, de por medio. A veces saber lo que quieres limita tus opciones de apareamiento, pero es mejor llevar un reloj de pulsera de acero que una cadena al cuello por muy dorada que sea.

Carajos, no me va tan mal. Desde que empezó la primavera he tenido que descartar varias docenas de ofertas de amantes. Para ser un tipo tan mal parecido, me parece escandaloso. Incluso mi amiga transgénero, con la que había empezado a juguetear hasta que se hicieron patentes sus delirios de relevancia, ayer quiso reanudar nuestra mal llamada amistad.

Imagino que están tan sometidos a la dinámica ésta, tan moderna, de la inmediatez. Suponen que buscan una relación y en realidad quieren sexo y sólo sexo. No están en disposición de entrar en el trabajo que pudiera dar lugar a una verdadera relación, ¡demasiado esfuerzo! Después, cuando todo se precipita lo procesan como un fracaso. Una relación que ha fracasado. No puedo tener relaciones. ¿De qué estás hablando? No tienes de la más remota idea de lo que una relación es, nunca has querido una relación.

No tiene importancia -intento convencerme- disfruta de lo que hay hasta que encuentres lo que buscas. Pero me cuesta tanto no profundizar, mantenerme en la grosera corteza, concentrarme en lo físico... algunas veces es más fácil, hay rostros que llevan retratada a un alma. Otras veces te ves envuelto en un tiroteo, todavía vas a ser tú quien ha intentado confundir las cosas con la intención de tener sexo, ¡joder! Pero si me importa poco el maldito, programado y sobre-valorado sexo, ¿por qué no dejáis de confundirme con la idea que os ha dado la gana generar de mí?

Me muero de ganas de que termine el juicio, que, como dice mi abogado, me pongan una multa y se quede ahí, volver a emprender mis actividades y estar perdido todo el día entre ejercicio, estudios y amigos. De ponerme a la sombra, pasar desapercibido y regresar a mi bendita estrategia de interaccionar en buena lid intelectual con quien quiera compartir su tiempo conmigo -llamémoslo relación.
 

Whoareyou

Expulsado
Registrado
8/11/15
Mensajes
1.098
Género
Masculino
Ánimo
Plof
Si no te quedas
tal vez esta noche
volveré a ser
aquel infante
atemorizado
por las sombras
de la habitación.

Si no te quedas
a mi soledad
acudirán
vertiginosos remolinos
de desvelo
y sabes bien
que así me hundo.

Si no te quedas
en manos de quién
se deshojarán
tan pocas rosas
de jardín
que hoy todavía
conservo en mí.

Si no te quedas
qué insolente ejercicio
de insensatez
hago aquí
velando el sueño
de los demás
con la esperanza
poco realista
de algún día
escribir bien.

Si no te quedas
acabarán
vaciándome los ojos
turbias cavilaciones
-alimoches-
que agazapadas
esperan, tercas (contumaces)
tu partida.

Si no te quedas... sí, no te quedas.
 

Whoareyou

Expulsado
Registrado
8/11/15
Mensajes
1.098
Género
Masculino
Ánimo
Plof
Jajaja, ¡la ironía llevada hasta el límite!

Si quieres puedo ser una ballena,
me tumbo en la arena
y me echas agüita

o me puedo poner como una foca
y si no me tocas
me arranco la piel.

Me agarro al tratado de Ginebra
porque sigo preso
de tus mil encantos

no me tortures con tu indiferencia,
échame más cuenta
que me estás matando.

Yo sé que tú le quieres dar al mundo el corazón
pero el mundo ya tiene quien lo quiera
y yo no

y tengo aquí una especie de dolor
que es como una especie
pero en extinción,

salvemos nuestro amor.​

Ya se acabó la primavera hippie
los cuelgues de tripi
y las tonterías,

ni Lennon es el nuevo Jesucristo
ni la Yoko Ono
la virgen María.

Si se derrite el hielo de los polos
sufren los pingüinos
y el oso polar,

yo también necesito mis casquetes
mi calentamiento
también es global.

Yo sé que tú le quieres dar al mundo el corazón​
pero el mundo ya tiene quien lo quiera​
y yo no​

y tengo aquí una especie de dolor​
que es como una especie​
pero en extinción,​

salvemos nuestro amor.​

- La canalla
 

Whoareyou

Expulsado
Registrado
8/11/15
Mensajes
1.098
Género
Masculino
Ánimo
Plof
¿Mentiras?

El ministerio fiscal va a preguntarle -y de hecho formula la pregunta-. Cuidadosamente empiezo a responder y me interrumpe, "ya es suficiente". No quiere la verdad, quiere que diga lo que tiene previsto y ya lo he hecho. No importa ninguna otra consideración. No me sorprende demasiado, es parte de la maquinaria.

La policía no tiene el recurso de mentir. Así que, a su mezquino modo, dicen la verdad. Eso sí, llena de detalles falsos, de comentarios tendenciosos, cuando terminan de hablar ha sonado la verdad aderezada por un 90% de imprecisiones, han dividido las frases que yo dije en partes que les convenían y, lo más grave se que cuentan con un parte de lesiones del más corpulento, al que intenté agredir pero que sólo llegué a agarrarlo de la pechera. Después me dieron la del pulpo, pero resulta que allá no me tocó nadie y, en cambio, yo sí que agredí a uno. No mienten, tienen un informe médico que lo hace por ellos. Matemáticamente, sea X un número entero que representa los latidos del corazón. Un X mayor que 0 es demasiado grande si representa los latidos del corazón de un policía.

Y la traca final, ¡habia una testigo! No recordaba que hubiera nadie en las dependencias. Y, casualmente, ha declarado justo lo contrario de cuanto había expuesto yo. Eso ya se escapa a mi entendimiento. Si lo llegó a ver, ¿cómo puede buscarme la ruina si no me conoce? Y si no lo vio, ¿por qué aún así declara tan a favor de máquina? Yo no podría hacer eso... claro, lo que sí puedo es salirme de madre ante lo que considero una injusticia y liarla parda con los mossos. Y me va a costar la libertad, esto va así y no hay nada que hacer.

Respecto al alegato de mi abogado, el juez le ha dicho que cortara el rollo. Por eso estoy (estamos) tranquilo, me van a dar candela. Al menos la ansiedad es ahora depresión y abulia. ¿A quién no le apetece acabar privado de la libertad una temporadita?
 

Whoareyou

Expulsado
Registrado
8/11/15
Mensajes
1.098
Género
Masculino
Ánimo
Plof
Un asunto enojoso

Después de mi primera relación de diez años, tuve mi época promiscua, igual que tú, ¿no? Después de unos cuantos años de experimentar y cruzar cuantas líneas fui capaz de imaginar, por fin me dejé seducir de nuevo ¿acaso algún hombre cree que alguna vez ha seducido a una mujer?

Los dos primeros idílicos años pude sentir un flujo de admiración, respeto y amor prácticamente ilimitados. Después la muchacha fue tomando posiciones y resultó ser patológicamente celosa (incluso de mis amigos), envidiosa, mezquina, iracunda. Mi madre la llamaba "rabiosa" cuando estábamos a solas. En fin, para ese momento yo estaba perdidamente enamorado y, aunque sabía que iba a tener que tomar una decisión al respecto, iba aplazando el momento por disfrutar de los cada vez menos frecuentes buenos momentos. Para cuando me decidí y quise romper, ya estaba muy resentido y hastiado. Y tomé una de esas decisiones que apartan lo emocional y cuentan exclusivamente con lo racional: "no quiero saber más nada de mujeres, estoy mejor solo". Jajaja, pero qué gilipollas era, gensanta.

Aguanté cinco años sin relacionarme con mujeres. Me concentré en la música, armonía, contrapunto, piano y composición. Compuse algunas piezas que fueron interpretadas en el mundo real, otras quedaron como formas íntimas de desahogo. Recuerdo haber mostrado alguna canción (lied) a una amiga que se puso a llorar. Eso me dio mucho fuelle, al final va a resultar que soy capaz de expresar, ¡no jodas!

En el trabajo, había algo más de veinte mujeres y un hombre que dependían de mí. Y, para ser sincero, con mi ideario de siempre, pude cargarme todos los puestos de trabajo precarios y convertirlos en plazas fijas. Me cargué también todas las medias jornadas y las sustituí por jornadas completas, contraté exclusivamente a personas que necesitaban el trabajo y descarté o cuantas buscaban un sobre-sueldo. Cuando iba a echarles un ojo, solían hacer un break y me invitaban a café, me hablaban como a uno de la familia, en fin, sólo por ser como soy adquirí cierto prestigio de conciliador y comprometido con las trabajadoras.

Un día cualquiera una señora empezó a insinuarse bastante a saco. Cinco años sin sexo, me sacó los colores y la compostura, prácticamente salí de la situación por patas. De ahí en adelante, repitió la maniobra cada vez que iba a su puesto de trabajo. Cuando me dedicaba su acosito, yo procuraba mantenerme con la cabeza fría pero intentaba no ser desdeñoso ni contundente al no aceptar su invitación. Después, en casa, me encontraba en un estado de febril excitación. Me sacaba unos veinte años, no me gustaba demasiado. Pero había llegado a pedirme que entrara al vestuario para mostrarme un desperfecto, encerrarme y desnudarse.

Total, perro porfiado... al final empezamos a salir. Yo impuse mi ritmo y ella lo respetó. Pero empezó a no dejarme pagar nada. Insistía en ir a sitios caros, me llevaba a bares nocturnos muy pijos, nos emborrachábamos y lo pagaba siempre todo. Hablábamos mucho y con mucha comodidad -cosa que yo valoro mucho- lo que hacía que aquellas veladas merecieran mucho la pena.

Yo estaba ahorrando en esos días para comprar mi guitarra de Jazz, de caja entera, pastillas de bobinado doble, puente de madera, vamos un pastón. Ella se empeñó en ayudarme, yo le dije que no, que no podía aceptar su dinero, que mucho que le permitía pagar siempre. Entonces me dijo que ella me podía ayudar con la guitarra pero que me estaba ofreciendo un trabajo...

Puestas así las cosas, pude sentir la dualidad de lo obsceno y lo estimulante en la misma situación. Y, para colmo, la desquiciante falta de sexo, el alcohol y ella sugiriendo que la acompañara a su casa y empezáramos aquel mismo día. Regido exclusivamente por la impulsividad y la euforia del alcohol, al final me avine al trato. Fui su putito algo menos de dos años, lo que tardó en cambiar el titular de la contrata del servicio y me despidió. Y, como por aquellos años había una norma de subrrogación, aún me tuvieron que indemnizar un pastón.

Algunas semanas más tarde me llamó a casa con la sana intención de decirme que nuestro acuerdo seguía en pie. Yo tiré de cuento para excusarme -igual era verdad- y le dije que estaba muy desanimado, que ya la llamaría. Fue la última vez que supe de ella.

Mañana es la preinscripción en la escuela municipal de música y estoy dudando entre piano y guitarra. Y paseando por la casa, he visto la puñetera guitarrita... ¡El piano me lo compró mi tía, no seáis cabrones!
 

Whoareyou

Expulsado
Registrado
8/11/15
Mensajes
1.098
Género
Masculino
Ánimo
Plof
No parece que el viento que enreda tus pies sea tan favorable como el de ayer, no parece que tu mermada capacidad vaya a superar el trayecto hoy. Lo terrible es que la palabra mañana tiene un infinito eco, lo doloroso es no saber cuánto tiempo te queda en tierra firme. Lo que te angustia es no saber si llegarás a tiempo a algún lugar, si quedará algún capítulo por escribir en tu selectiva memoria. Si es mar Mediterráneo o laguna Estigia ahí donde se arrastran tus pies andando fatigosamente, sin gobernar tus pasos, sin caminar.

Lo que jode es tener a tu alcance un presente real y no poder darle forma. Los momentos perdidos, los esfuerzos vanos que llegaron a extenuarte, las putas luces de la ciudad que no te dejan contemplar las estrellas de la profunda noche. ¿Quizás existes? El cúmulo de consecuencias que te referencian existe, sí. Pero sólo existe en ti o para ti. Eres la definición matemática de un compacto, ¿acaso es eso existir? ¿acaso la idea de dios le da entidad ontológica?

¿Es la existencia o la irrelevancia? ¿Ves la relación? No puedes dejar de ser tú mismo para resultar más conveniente. Intenta recordar, ¿cómo lo hiciste ayer? ¿cómo soltaste el lastre y te amarraste con sincera humildad a la vida? ¿qué sucede hoy?

Quizás estás desquiciado por estas semanas de ansiedad intensa. Es posible que sea eso lo que te resta capacidad para tolerar necedades, paradógicamente parece que la ansiedad acrecienta tu ego. Tampoco es que estés curtido en crisis tan prolongadas, ¿no? Siempre habían sido más cortas, nunca consiguieron despojarte de la confianza en la continuación. Esta vez es más jodido, ya empiezas a despintar los claroscuros, tu blues modula a menor.

Empieza por reconocer que aún estás sobre un suelo sólido. Que más o menos puedes dirigir tus manos para tomar un vaso de agua. Para escribir esta pachacha letanía. Empieza por comprender que vivo, te queda al menos una oportunidad.
 

Whoareyou

Expulsado
Registrado
8/11/15
Mensajes
1.098
Género
Masculino
Ánimo
Plof
Demasiado ego es un lastre, vivir es caminar, hay que sentir humildemente, como un niño, para poder después sufrir como un adulto.

No es necesario que seas siempre el que está peor de todos, tampoco lo es que contestes a todos los mensajes aunque sea la misma capullada. Párate un poco, medita antes de emprender ninguna acción, no te dejes arrastrar por la impulsividad y ese estado histriónico semiconsciente.

Poquito a poco, muy poquito a poco. Sin tomártelo demasiado a pecho, sin sacar los marcos de las puertas. Primero un piececito, después el otro, así se emprende un viaje. ¿Ya te has medicado? ¡Bien! Pues ahora, por un instante, ponte en una posición incómoda. Afronta un momento lo que estás esquivando y vuélvelo a evitar. Hasta otro rato. Ya está. No faltes ningún día a la cita y eso se convertirá en evolución.

Ya puedes volver con tus disuasiones.
 

Whoareyou

Expulsado
Registrado
8/11/15
Mensajes
1.098
Género
Masculino
Ánimo
Plof
Era tan raro...

Al final me había convertido en un docto summa cum laude en el ejercicio de la relativización.
Tampoco es para dramatizar demasiado, sólo tengo un problema... pero, paradógicamente, no era capaz de verlo.
Ni es que pasara gran cosa, una tarde de final de Roland Garros de Rafael Nadal, un litro de Larios con tónica... y perdí la compostura.

Cuando terminó el partido empezó la impulsividad. La euforia etílica iba y venía en forma de ondas y, en una de ellas que me pareció la más alta, le di la espalda a la racionalidad. Agarré el teléfono rápidamente, para estar seguro de que no me daba tiempo a cuestionarme lo que estaba a punto de hacer, marqué el número y me disculpé por todas las torpezas que había cometido. Le ofrecí una amistad sincera, de corazón, entre seres humanos, sin mayor pretensión. Somos tan distintos y tan parecidos que, superada la decepción sentimental, me pesaba dejar marchitarse la fraternidad de nuestras mejores intenciones. El mucho bien que nos hacemos cuando estamos tranquilos. No quería dejar de ser parte de su vida, sin importarme cuál o cuánta.

Me sorprendió su reacción, pude advertir que de veras se alegraba de volver a hablar conmigo. Pero la embriaguez seguía en aumento y demarré, demarré otra vez hacia lo sentimental. Hasta ese momento recuerdo. El siguiente instante son las once de la mañana del día siguiente. Vale amigo, ¿cómo terminó la movida? Ni puta idea. El dolor de cabeza y de estómago no me permitían moverme apenas. Me desesperaba no saber si la conversación terminó bien o mal. Pruebo a enviar un mensaje y no entra. Tampoco aparece la hora de su última conexión. Esto va a ser que me ha bloqueado, ¿no?

Paso un día de perros, lidiando entre el malestar físico y la incertidumbre, como Miguel Hernández, "de mi corazón a mis asuntos". Consigo desayunar a las ocho de la tarde. Olvido medicarme y no me vuelvo a dormir hasta las cuatro o así. Sin embargo me despierto a las nueve de la mañana, todavía fatal. Enciendo el ordenador para oír música -algo de Bach, por favor- y casi maquinalmente abro el navegador. En la página de inicio la agenda. En la agenda, mi cita con la psiquiatra. ¡Ojtiá! Pero si no he pensado nada, ¿qué le voy a contar?

Estoy intentando respirar mientras me dirijo al centro de salud mental. No puedo con mis huesos. No consigo pensar, me falta el aire. Muestro mi tarjeta en la ventanilla y me siento ante su puerta, como siempre. Me llama inmediatamente. No puedo pensar, no puedo argumentar, llevo dos días sin relativizar, me pregunta y puedo constatar que le contesto la verdad. La verdad cruda.

Me receta unos antidepresivos y me dice que hablará con la psicóloga para ingresarme en un centro terapéutico. Yo encantado, oye. Algo confuso, tengo que digerir que, en realidad, no estoy tan bien. Cierto, me he estado engañando con tanta relativización, no avanzo. Tampoco estoy mal, pero no voy a mejor. Y con un trastorno mental no existe la horizontal. No progresar es ir a peor. Dejo de quitarle importancia, me agarro a mi humildad y me dejo ayudar. No quiero perder más tiempo, sea lo que tenga que ser. Además, esta vez he visto a mi psiquiatra motivada, con ganas de ayudarme -lo cual es motivo de preocupación- así que creo que puedo confiar en ella.

Salgo tarde para comprar el antidepresivo. Pues va a tener que ser mañana, porque no puedo más, me vuelvo a la cama. Otro día de perros, dolor de cabeza, de estómago, contacto traumático con la realidad... y la incertidumbre de lo que pasó con mi amiga. Música, radio, paracetamol y, por un día, sobrevivir. ¡Maldito alcohol! Ésta ha sido nuestra despedida. Esta vez soy más inteligente y me medico para dormir tempranito.

Ya es por la mañana temprano. Estoy algo mejor, menos mal. Sigo atenazado por el tema de necesitar un ingreso. No me importa, es que no creí estar tan mal. En fin, todo lo que sea ayuda, encantado. Voy a por las pastillas, que me conozco. Me tomo la primera. Joder, qué alivio no estar tan absolutamente arrastrado hoy. Me pongo música, me relajo, suena el teléfono. Lo tomo, saludos y "cuánta ilusión me hizo que me llamaras, no sabes cómo echaba de menos nuestras charlas". Un brote psico-relajante sacude todas las fibras de mi cuerpo. No-la-jodí. No la volveré a joder jamás.
 
S

Solucion

Lamento joderte tu egopost. Te está quedando de puta madre. Supongo que es autobiografía, pero no sé, no sé... sospecho que hay literatura aquí.... Tiene algo que engancha!
 

Whoareyou

Expulsado
Registrado
8/11/15
Mensajes
1.098
Género
Masculino
Ánimo
Plof
¿por dónde cortar el círculo?

Por poco relevante que sea el tema, lo que me están demostrando es que no es sencillo de atajar.
Claro, que empezar terapia con una psicóloga nueva y se muestre hostil en la primera visita ayuda poco. Ya estás avisado, te va a dejar tirado a la primera de cambio. Después, en todas las demás visitas ha sido muy simpática y cortés. Pero eso no desvanece la sensación de que le apetece cero atenderme.

Tampoco ayuda saber que si no me repongo con la nueva medicación me van a ingresar. Presión y más presión. Si no consigo que las putas pastillas me ayuden, si no consigo cumplir con el enfoque de la psicóloga. Y, para darle un poco de tensión argumental, sin saber si me van a condenar a prisión o a algo alternativo. Ni el abogado lo sabe, ¡demonios!

No pasa nada, lo llevo bien. Excepto ratitos sueltos como éste, claro. Si consiguiera seguir las pautas que me ha puesto la psicóloga, ¡maldita la falta que me haría ella! Soy estúpido, pero tengo un problema, ella me dice básicamente que lo solucione poco a poco... ¡como si fuera tan fácil! ¡como si eso no lo hubiera intentado ya! ¡vivo rodeado de ratas!

No sé qué hacer, no estoy consiguiendo nada. Últimamente estoy tentado de tener pensamientos paranoicos. Si hasta mi amigo del alma se ha quitado del medio, sé que es una coincidencia pero, ¡siempre algo! Y me paso el día matando carcomas, inspeccionando el posible origen. Pues nada, que no lo encuentro. Voy aplastando a 20 ó 30 al día. No les atrae la luz de los dos aparatos de electrocutar que compré. Y, para terminarme de rematar, se colaron en las bolsas de pan de molde. ¡Maldito asco! Desde entonces tengo el estómago contraído y verdaderos problemas para comer. Cada día me tengo que saltar una comida, que suele ser la cena. La repugnancia se ha adueñado de mi panza.

Me parece una broma pesada haber superado casi todos los síntomas del TLP y, sin embargo, vivir al límite de lo que puedo soportar. Que las personas de mi entorno no se den cuenta de que, cuando me fallan, me están destrozando literalmente los diminutos lapsos de bienestar que aún disfruto. Que sus negligencias me pesan, precisamente ahora, como una jodida lápida. Mira que les cuento mi estado, pues me miran y no son capaces de verme. Menuda mierda verte así para descubrir que no tienes Amigos.

Y voy a ir a la próxima visita sin haber hecho nada. Nada de nada. Me va a mandar al carajo. Bueno, total, si la psiquiatra me va a ingresar, ¿qué más da? Bueno, eso si no me han metido en le talego antes, o me ha echado de casa la carcoma. Al menos mi viejita ya no me puede ver así...
 

Whoareyou

Expulsado
Registrado
8/11/15
Mensajes
1.098
Género
Masculino
Ánimo
Plof
Mentiras que apaciguan la existencia, que te protegen de la realidad, que acuñas para no ser cruel, quizás para mantenerte vivo, para caminar.

Pero no mentiras pretenciosas, interesadas mentiras aparentes, por ponerme sobre los demás o sentirme un caso diferente.

Ni mentiras que no puedas sostener, ni mentiras que nos condenan al fracaso, ni mentiras que por fuerza habrán de volver convertidas en reales latigazos.

No a las mezquinas mentiras, puntas de lanza de la hipocresía, solución quebrada a todos los problemas, mentiras inventadas, mentiras fantasía.

No me digas mentiras de quien eres, no pretendas estar a la altura ¿de qué? ¿más que quién?, no envenenes mi inocencia con mentiras disparadas a la sien.

No mientas en mi presencia, no digas -y esto te lo ruego- que eres psicóloga, no pretendas, no dispongas, no utilices, no manipules, no trastoques mi mejor intención con tus mentiras a medida.
 

Ellenwanda

Usuario
Registrado
22/2/16
Mensajes
50
País
Siguenza
Género
Masculino
Ánimo
bajo
La sabiduría te rodea, a mi encambio me atormenta. Gracias.
 

Natillaz

Usuario veterano
Registrado
24/3/17
Mensajes
3.623
Edad
38
País
España
Género
Femenino
Ánimo
Sin tildes
"Me parece una broma pesada haber superado casi todos los síntomas del TLP y, sin embargo, vivir al límite de lo que puedo soportar." Estoy contigo en esto... 34 años para limar todo y aún hay que aguantar más! (Siento meterme en tu espacio, que por cierto muy bien relatado todo : ))))))
 

Whoareyou

Expulsado
Registrado
8/11/15
Mensajes
1.098
Género
Masculino
Ánimo
Plof
No consigo recordar cuál era la buena, la de cal o la de arena...

Anoche conseguí dormirme a pesar de la presión de tener hoy que madrugar para hacerme la última prueba. Y también he conseguido levantarme, acudir y ponerme a soplar por el canuto con todas mis fuerzas. Me han tenido así cerca de media hora y después con broncodilatadores. Cuando por fin ha terminado he pedido los resultados, he ido al mostrador para que me los sellaran y mañana iré a aportar toda la documentación que me faltaba a la institución de evaluaciones. Eso es todo un alivio aunque me han dejado doloridos los pulmones -poca cosa- ya lo tengo todo. Al salir he notado que estaba bastante menos compungido, así que me he animado a llegarme hasta la farmacia a recoger las recetas pendientes. Bendita farmacia, siempre lo tienen todo, es muy extraño que pidas algo y te pidan que vuelvas por la tarde -un detallito relevante para la ansiedad generalizada-.

Al salir de casa me he encontrado en el buzón unos cabezales que compré directamente en una tienda de China y han tardado en llegar más de dos meses, ¡buen rollo! Pero al volver me he encontrado en el teléfono -nunca lo saco- un aviso de correos, ya puedo ir a buscar la memoria RAM que compré para el servidor y la estación de trabajo. ¡Joder, qué día tan oportuno!

Así que, saboreando tanto buen rollete, suena el teléfono. Mi amigo del alma. La hematóloga le ha dicho que no tiene nada chungo, que era lo que nos estábamos temiendo. El colega ha estado fuera de sí unas semanas, semanas de incertidumbre homicida. Dentro de un ratito voy a ir a verle, ¡hay que celebrar!

Me doy cuenta de que hay un abismo entre la felicidad, ésa conceptual y emocional y la felicidad REAL. La felicidad real es más recia, sencilla, primaria pero cuando te roza con su plumaje te das cuenta de que, rústica o no, es lo que más deseas. En cambio, la felicidad emocional está zafiamente ligada a sentimientos, no a realidades. No te puedes fiar de ella, sujeta a los caprichos de los seres humanos. Y que tu amigo no tenga cáncer provoca una felicidad real, puedo dar fe de ello. Diametralmente opuesta a los amores y demás yerbas. Juega en la liga de los mayores.

Cuando el estúpido despertador hizo su trabajo esta mañanita, lo primero que sentí fue la debilidad en la que me encuentro sumido. Esas docenitas de dagas clavadas en la espalda con las que arrastro mi testimonio. Pero el día tenía otros planes -gracias, día- para mí. Y ha venido cuajado de detalles esperanzadores. Y así, en progresión creciente. Siempre predico que no hay que validar las sensaciones, que hay que dejarlas resbalar por una mente de teflón y, sin embargo, hay días en los que olvido aplicármelo (que ya son huevos). Siempre que acepto como cierto lo que siento por la mañana estoy permitiendo que se cierna sobre mí una mierda de día. Siempre.

Bueno, casi siempre. En contadas, singulares y muy escasas ocasiones el día se ocupa de sacarme del lodo. De acuerdo, gracias por hoy. Pero del de mañana creo que me ocuparé yo personalmente, con mi esfuerzo. Encantado de recordar y reconciliarme con lo que siempre he creído. Gracias, gracias, gracias. Mi compadre no se muere y yo sé que puedo con cualquier cosa mientras conserve la vida. ¡Que gracias, carajo!
 

Whoareyou

Expulsado
Registrado
8/11/15
Mensajes
1.098
Género
Masculino
Ánimo
Plof
Poema

¿No será la ausencia una muerte distanciada?
¿Distanciada de quién? ¿De quien muere? ¿De quién?
Allende mis lágrimas atlánticas, sin embargo tan viva,
tan cierta, tan cercana como mi deseo reclama,
tan muerta e imposible para el que se duele...

Al borrarse la nieve, se alejaron
los montes de la sierra.
La vega ha verdecido
al sol de abril, la vega
tiene la verde llama,
la vida, que no pesa;
y piensa el alma en una mariposa,
atlas del mundo, y sueña.

Con el ciruelo en flor y el campo verde,
con el glauco vapor de la ribera,
en torno de las ramas,
con las primeras zarzas que blanquean,
con este dulce soplo
que triunfa de la muerte y de la piedra,
esta amargura que me ahoga
fluye en esperanza de Ella...

con mis disculpas
Antonio Machado



 

Whoareyou

Expulsado
Registrado
8/11/15
Mensajes
1.098
Género
Masculino
Ánimo
Plof
Cuando, pusilánime, el niño que contengo
quiere confesar que tiene miedo,
incertidumbre ante el breve futuro,
impotencia del latente presente,
dolor de días sucedidos impunemente,
mansa, estéril, suavemente,
como rocío, apenas acaecidos,
como él, efímeros, desvanecidos,
páginas izquierdas de un cuaderno vida
incómodas de escribir y vanas,
que la forzada pluma llena con tan mala letra
sólo porque están, deseando la derecha.


Cuando, caprichoso, el joven que contengo
se ve aplastado por el tiempo que apremia,
por mucho cuidado que ponga en meditar
decide y, mientras decide, erra,
nadie puede decirle nada, mal aprenderá
de propios tropiezos y de anómala herencia,
asiéndose al momento, hedonista, lo consume
olvidando que al instante le sucede otro momento,
eludiendo precauciones para poder soportarlo,
precipitándose así en un ahora páramo,
arriba apasionado, abajo desgajado,
ajeno a la perversa relación que los dispone.


Cuando, preocupado, el viejo que soy
se duele de tanto recoger los pedazos,
descartando lo inútil, ordenando los destellos,
sin reproches, con el corazón endulzado,
componiendo con fragmentos lo que podría ser algo,
algo que, porque vive, necesariamente es alguien,
alguien que, puesto algo, humilde pero apasionado,
tan cerca de la cornisa y a la vez tan enamorado,
al borde de la sonrisa, por fin dueño de sus pasos
aunque el tiempo le apresure hará cuanto esté en su mano,
ocupando noblemente cuanto debía ser ocupado,
reclamando para sí el legado del desahucio.
 

Avatares

Usuario veterano
Registrado
20/2/15
Mensajes
4.276
Edad
60
Género
Femenino
Cuando, pusilánime, el niño que contengo
quiere confesar que tiene miedo,
incertidumbre ante el breve futuro,
impotencia del latente presente,
dolor de días sucedidos impunemente,
mansa, estéril, suavemente,
como rocío, apenas acaecidos,
como él, efímeros, desvanecidos,
páginas izquierdas de un cuaderno vida
incómodas de escribir y vanas,
que la forzada pluma llena con tan mala letra
sólo porque están, deseando la derecha.


Cuando, caprichoso, el joven que contengo
se ve aplastado por el tiempo que apremia,
por mucho cuidado que ponga en meditar
decide y, mientras decide, erra,
nadie puede decirle nada, mal aprenderá
de propios tropiezos y de anómala herencia,
asiéndose al momento, hedonista, lo consume
olvidando que al instante le sucede otro momento,
eludiendo precauciones para poder soportarlo,
precipitándose así en un ahora páramo,
arriba apasionado, abajo desgajado,
ajeno a la perversa relación que los dispone.


Cuando, preocupado, el viejo que soy
se duele de tanto recoger los pedazos,
descartando lo inútil, ordenando los destellos,
sin reproches, con el corazón endulzado,
componiendo con fragmentos lo que podría ser algo,
algo que, porque vive, necesariamente es alguien,
alguien que, puesto algo, humilde pero apasionado,
tan cerca de la cornisa y a la vez tan enamorado,
al borde de la sonrisa, por fin dueño de sus pasos
aunque el tiempo le apresure hará cuanto esté en su mano,
ocupando noblemente cuanto debía ser ocupado,
reclamando para sí el legado del desahucio.

Son de tu propia cosecha Who estos versos?
 

Whoareyou

Expulsado
Registrado
8/11/15
Mensajes
1.098
Género
Masculino
Ánimo
Plof
Hola @Avatares. Sí, cuando no son míos pongo siempre el autor pero cuando son míos, como no me parecen más que un leve testimonio, no especifico autoría. Estos en concreto son un borrador de una canción que pienso escribir, si eso, mañana...
 
Arriba