• Regístrate y participa. ¡Solo tardas dos minutos!

Desestabilidad

  • Autor Clara
  • Fecha de inicio
C

Clara

[SUP]​[/SUP]Realmente hay muchos factores que DESESTABILIZAN a las personas. Experiencias concretas nos pueden acarrear un antes y un después de... El tlp es un factor de desestabilidad, en tanto que las emociones sobrepasan la razón, en ocasiones, y el resultado, creo yo, en muchos casos es el mismo que la desestabilidad después de un desastre. A veces, sólo pensando se puede obcecar muchísimo una persona y tener muchísima ansiedad con sus propios pensamientos. ¿No sería lo mejor intentar salir, (de uno mismo) y comunicar y comunicar? Yo creo que si, Eso libera de algunos tocs. Y fortalecer el yo.

32313.jpg.png



Os dejo este artículo para reflexionar y entender que ciertos traumas tienen consecuencias importantes. Luego se intentan vencer, por la cuenta que le trae a cada uno...






DESPUÉS DE UN DESASTRE
Existen diversas situaciones altamente estresantes que nos desestabilizan emocionalmente: la
violencia en nuestras calles, el terrorismo, padecer una enfermedad terminal, enfrentar un divorcio, un abuso, la muerte de un ser querido e incluso un desastre natural; estas situaciones son hasta ciertos puntos manejables y tolerables si se logran encauzar de manera adecuada.
REACCIONES COMUNES DESPUÉS DE UN TRAUMA
Luego de experimentar un evento traumático las personas sienten alivio de estar aun vivas. Luego
experimentan estrés, enojo y se sienten incapaces de evitar pensar en el suceso que causó tan gran
impacto. Este tipo de reacciones, luego de un evento traumático, son comunes y no denotan debilidad de carácter.
Es importante reconocer los síntomas del impacto emocional cuando enfrentamos situaciones
traumáticas para buscar ayuda profesional o para ayudar a personas que lo necesiten.
• Dificultad para terminar las
tareas
• Problemas para concentrarse
• Temor y ansiedad por el futuro
• Apatía e insensibilidad
emocional
• Irritabilidad y cólera
• Tristeza y depresión
• Sentimientos de impotencia
• Llanto sin motivo aparente
• Dolores de cabeza o problemas
estomacales
• Dificultad para conciliar el sueño
• Consumo excesivo de alcohol o
uso de drogas
• Retraimiento.
Algunas personas intentaran volver a la rutina diaria tan pronto como sea posible para volver a
tener un sentido de control, pero otros tendrán problemas para concentrarse durante algún tiempo.
Ambas reacciones son respuestas comunes a las crisis. La intensidad de los sentimientos disminuirá
a medida que pase el tiempo y uno centre su atención en las actividades cotidianas. Si bien, muchas
personas superan situaciones importantes que causan estrés sin sufrir problemas psicológicos
importantes, otros pueden necesitar ayuda.




LA RECUPERACIÓN




A continuación algunos consejos para hacer frente a estos tiempos difíciles:
1. Hable con otras personas: Al hablar con otras personas de confianza ya sea un pariente, un
amigo o un ministro de su iglesia, harán que sienta alivio y sabrá que otros comparten sus


entimientos. Busque grupos de apoyo para lidiar con su problema, si no existen considere la
posibilidad de iniciar uno. Si se siente abrumado, solicite ayuda, recuerde que no es signo de
debilidad.
2. Cuide su salud física: Tómese un descanso y haga ejercicio. Evite consumir drogas y coma
adecuadamente. Evite los alimentos ricos en grasas y calorías.
3. Reduzca el tiempo que pasa frente a los medios de comunicación: Especialmente evite las
transmisiones televisivas que cubren la guerra minuto a minuto. Así también evite el Internet
ya que las imágenes, rumores y especulaciones pueden ser muy dañinos para su bienestar.
4. Participe en actividades que lo relajen y calmen: Cultive flores, asista a un concierto, visite una
galería de arte o tome un largo baño. Sea gentil con usted mismo.
5. Haga algo positivo: Participe en actividades que fomenten el compañerismo y la confianza.
Póngase en contacto con organizaciones de voluntarios de su comunidad para ver en qué
forma puede ayudar. Done sangre, prepare “paquetes de ayuda” para hombres y mujeres que
prestan servicio en el ejército o escriba cartas a personas que sirvan en el ejército. Apoye a un
amigo o vecino que esté atravesando tiempos difíciles.
6. Busque tratamiento: Si tiene sentimientos fuertes que no desaparecen o si se siente atribulado
durante más de cuatro a seis semanas, tal vez desee buscar la ayuda de un profesional. Las
personas que han sufrido problemas de salud mental anteriormente y que han superado un
trauma del pasado, tal vez deseen consultar también a un profesional de salud mental.
7. Haga ejercicios de relajamiento: Estos pueden incluir ejercicios de relajación muscular,
ejercicios de respiración, meditación, natación, estiramiento, yoga, escuchar música relajante,
hacer actividades al aire libre etc. Si bien este tipo de técnicas de relajación son útiles y
pueden disminuir el estrés Algunas veces tienden a aumentar el estrés aislando más a la
persona e incrementando la atención hacia padecimientos físicos. Sin Embargo, es importante
continuar con la relajación moderada ya que lo ayudará a reducir reacciones negativas como pensamientos, sentimientos y percepciones.


Fuente: http://www.byutvint.org.
 
Arriba